La limpieza en hospitales y residencias pasa a ser el “firewall” sobre el Covid-19

limpieza en hospitales

Los servicios profesionales de limpieza en hospitales y residencias (fundamentalmente) están siendo un pilar fundamental para conseguir controlar la expansión del Covid-19. La higiene es, por el momento, el único antídoto conocido contra el coronavirus.
Normalmente no les vemos, aunque siempre están ahí. Son esas personas que limpian e higienizan los lugares públicos por los que pasamos todos los días. Limpiadoras y porteros que en esta crisis sanitaria se vuelven indispensables.

El sector de la limpieza en hospitales está jugando un rol vital como primera línea de defensa para conseguir controlar la expansión de los contagios. A la vez, las medidas de higiene y desinfección profesional están permitiendo que ciertos colectivos puedan cumplir sus funciones sin poner en riesgo la salud. El trabajo de estos profesionales está siendo clave para que hospitales, centros de atención médica o, parte de la industria que no ha sufrido desabastecimiento, mantengan su actividad.

Miedo e inseguiridad entre las limpiadoras.

Cada día trabajadores responsables del servicio de la limpieza en los hospitales valencianos acuden a desinfectar y mantener pulcros los centros sanitarios. Y lo hacen, en ocasiones, sin el equipamiento necesario para protegerse del virus que con tanta virulencia está afectando a medio mundo. Y es que la crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha agudizado algunas de las carencias del sistema de salud, con especial incidencia en el material y los recursos necesarios para prestar un servicio que garantice la seguridad de los profesionales. Una falta de equipos que ha despertado el miedo entre el colectivo de la limpieza, compuesto mayoritariamente por mujeres con una media de edad que ronda los 50 años.

Estos días les vemos con mascarilla y guantes y llevando a rajatabla las medidas higiénicas de seguridad. Jugándose el tipo para mantener todo desinfectado. Es el caso de Lucía, que trabaja como limpiadora en el General. La vemos empujando su carrito y admitiendo que cuando vuelve a casa tiene que tener “mucho cuidado”.

Pese a todo, están al pie del cañón con la incertidumbre sobre cómo se garantizará su protección. “Estamos teniendo problemas con los Equipos de Protección Individual (EPI) porque no llegan”, denuncian desde el sindicato UGT. Y es que las empresas que prestan este servicio no tienen capacidad de adquirir material tras la orden del Ministerio de Sanidad de centralizar todas las compras y requisar el material.

Los profesionales de la limpieza están siendo recordados en los aplausos de las ocho de la tarde junto con médicos y todos aquellos trabajadores que en estos días están dado la batalla desde sus oficios para frenar el coronavirus. Un reconocimiento que, una vez superemos esta crisis, deberá mantenerse en la memoria. De su esfuerzo saldrá el primer remedio efectivo para garantizar la victoria frente al Covid-19.